Los primeros 1000 días

la base del ser humano

¿Sabías que los primeros 1000 días de maternidad pueden marcar el futuro de tu bebé?

Este periodo no solo es importante para su desarrollo físico, también se formará la mayor parte de su desarrollo cognitivo futuro

Bienestar Bebé y Mamá

El cerebro de un bebé se forma a partir de un puñado de células microscópicas, según la asociación Healthy Children. A partir de ese momento y esos mil primeros días -desde la concepción hasta los primeros dos años- marcarán la diferencia a todos los niveles para que tu bebé tenga un desarrollo sano y feliz. Los científicos denominan a este momento: “la ventana de oportunidades” puesto que es en este instante donde se forja su personalidad y la base de lo que será el día de mañana.

Gracias a la correcta gestión de este periodo y el trabajo a través del vínculo afectivo con el bebé, se pueden establecer una base ideal para su desarrollo emocional, social y cognitivo que le permita llevar una vida satisfactoria y plena. Ya que, pasados estos primeros años, el cerebro se desarrollará permitiendo el aprendizaje, el pensamiento complejo y el razonamiento.

MEANDME_1000 dias_logo color (fondo transparente)
Impulsamos el primer sello del mundo que reconoce los productos y servicios seguros para la etapa de los 1000 primeros días del bebe y la mama

Foto: Lola Melani

Conociendo la importancia de este periodo en la vida del bebé, en Me and Me apoyamos una maternidad consciente que favorezca la salud y correcto desarrollo del bebé

Pero, ¿a qué áreas del bebé afecta esta fase?

Según un estudio de UNICEF, el 40% de las habilidades mentales del bebé se forman durante los primeros 1000 días marcando de esta manera todo su potencial.

Las principales áreas que se ven afectadas en estos primeros mil días son:

  • Desarrollo cognitivo: En este momento se relacionan y reconocen conceptos básicos y se dan miles de conexiones neuronales. En los primeros años de vida el cerebro desarrolla conexiones a velocidades 500 veces mayor de las que realiza una mente adulta. Por tanto, se duplica su cerebro y se genera el 40% de todo su desarrollo cognitivo.
  • Desarrollo motor: El sistema nervioso se dispone en una secuencia preestablecida y clara donde el bebé va pasando por diferentes fases. En estos primeros años podemos ver una evolución vertiginosa: coger objetos, gatear o ponerse en pie serán algunos de sus aprendizajes.
  • Desarrollo emocional y social: En este período hay que trabajar adecuadamente las relaciones afectivas para permitir una correcta expresión de sus emociones y sentimientos. Con todo ello se conforma su personalidad y se forja su autoestima y confianza futura a través de las interacciones con su entorno.
  • Desarrollo del habla: En los primeros dos años se asimila y decodifica el lenguaje permitiendo las primeras relaciones con su entorno. El balbuceo es un elemento clave en las fases iniciales del desarrollo del habla. En torno a 9 meses de edad, los bebés empiezan a unir sonidos y a incorporar diferentes entonaciones. A los 15 meses empiezan a imitar las palabras que oyen siendo la base para tener conversaciones más largas con adultos en los siguientes meses.
  • Desarrollo del sistema endocrino. Los disruptores endocrinos son compuestos químicos que, a muy bajas concentraciones, afectan de manera negativa al equilibrio de este sistema hormonal o endocrino. Son capaces de suplantar a nuestras hormonas naturales y ocupar su lugar o bien pueden bloquear su efecto. Las épocas mas sensibles de un ser humano para recibir los efectos adversos de los disruptores endocrinos son desde la concepción de un bebé hasta los 1000 primeros días, ya que el cerebro de la nueva criatura puede activar y desactivar mil conexiones neuronales cada segundo. La exposición a estos elementos en el útero puede ocasionar ya efectos en el nacimiento, en la infancia, la adolescencia, la edad adulta o incluso en la vejez.

No solo su alimentación, cuidados y estimularon temprana serán fundamentales, también lo es necesario tener especial cuidado evitar o al menos minimizar la exposición del bebé a sustancias que puedan ser perjudiciales para el desarrollo de su sistema endocrino.

Por ello, Me and Me no contiene en ninguno de sus productos disruptores endocrinos o componentes sospechosos de serlo

Porque como la primera marca de cosmética del mundo que te acompaña en el cuidado de tu piel a lo largo de estos primeros 1000 días de maternidad pero también protegiendo la salud de tu hijo.

Porque lo que hagamos ahora, tendrá su eco en el futuro