ENVÍO GRATUITO EN ESPAÑA (excepto islas)

Los primeros 1000 días del bebé

Durante los primeros 1000 días del bebé -desde la concepción hasta el segundo cumpleaños- no solo su cuerpo se forma de manera extraordinaria, su cerebro crece y se desarrolla hasta los dos años más que en cualquier otra etapa de su vida. Esto implica que, si tiene alguna carencia o condiciones adversas en esta etapa tan crucial, puede que no se desarrolle de manera completa y adecuada.

La etapa más importante del desarrollo

La alimentación de la madre durante el embarazo así como la nutrición y las condiciones ambientales del bebé son fundamentales para facilitar las posibilidades óptimas del niño para su crecimiento, aprendizaje y capacidad de valerse por sí mismo en un futuro.

Según UNICEF, los niños con una alimentación adecuada y la atención sanitaria que precisan que reciben la atención de salud correcta:
· Son 10 veces más propensos a superar enfermedades potencialmente mortales.
· Tienen menos probabilidades de fracaso escolar.
· Tendrán mejores posibilidades laborales como adultos.
· Tendrán más posibilidades de formar una familia saludable en un futuro.

Los expertos distinguen 3 etapas del desarrollo en estos primeros 1000 días:

Embarazo – 210 días
En esta etapa, la nutrición y cuidados de la madre son cruciales. Una dieta equilibrada y evitar la exposición a sustancias potencialmente nocivas (ingeridas, ambientales o por contacto) -como los disruptores endocrinos- es crucial, ya que podrían llegar al bebé a través de la placenta.
Primeros 6 meses – 180 días
La alimentación y la atención a la salud del bebé son el principal foco. El calostro será su primer superalimento y su primera defensa ante las enfermedades. La recomendación de la OMS es mantener la lactancia materna en estos 6 meses, a ser posible. En cualquier caso debe ser una alimentación de calidad y adecuada. El seguimiento del calendario de vacunas contribuirá también a garantizar su salud en un futuro.
Desde los 7 meses hasta los 2 años – 550 días
En esta fase comienza la introducción de otros alimentos para complementar la nutrición. Ya sea a través de papillas o métodos como el baby lead weaning, las comidas deben ser suficientes y equilibradas. En esta etapa, la más larga, se hace aún más importante la estimulación del bebé y atender sus necesidades de un entorno seguro y amoroso para evitar que desarrolle miedos e inseguridades.
No recibir los nutrientes adecuados en las primeras etapas de crecimiento puede mermar el desarrollo cognitivo, emocional y motor de un bebé. Pero también las sustancias nocivas como los disruptores endocrinos pueden afectar su desarrollo neurológico y físico.

Disruptores endocrinos y desarrollo del bebé
Durante el embarazo, cuando apenas está desarrollado el hígado del bebé -que es el órgano que filtra las sustancias nocivas- éstas pueden llegar a la placenta y a él directamente cantidad de sustancias que pueden afectar a su desarrollo, como son los disruptores endocrinos.

Estas sustancias se encuentran en mayor o menor medida en gran cantidad de utensilios, cosmética y productos de higiene personal que usan en la piel y en la casa. Evitarlos en lo posible es más que recomendable durante el embarazo y la lactancia para evitar al máximo que puedan afectar al desarrollo del niño sobre todo en sus primeros 1000 días.

Por eso en Me and Me, estamos comprometid@s con difundir y divulgar las buenas prácticas en esta etapa tan importante del desarrollo del bebé, como marca dedicada al cuidado de la piel de las mujeres embarazadas y madres recientes con cosmética para los 1000 primeros días de embarazo libre de disruptores endocrinos . ¿Nos acompañas?

Deja un comentario