Fajas en el postparto, ¿recomendadas o no?

Cuando una mujer sale del hospital tras el parto conviven en ella un cúmulo de emociones: revuelo hormonal, cambios físicos y emocionales, el volver a casa con el bebé, etc… Todo es nuevo, vuestra vida empezará una nueva etapa, en la que viviréis un proceso de adaptación y cambios constantes.

Y uno de los primeros cambios, y el más evidente, es el cambio físico. Durante el embarazo todos los órganos se han movido de sitio para dar cabida al bebé, y el cuerpo de la mujer cambia semana a semana de una manera perfectamente organizada y perfecta para que el bebé crezca y se desarrolle como por ejemplo:

  • Aumenta el volumen de los pechos, cambian de pigmentación y se vuelven más sensibles.
  • La espalda se curva adoptando una hiperlordosis lumbar, es decir, una curva excesiva de la espalda en la parte inferior, produciendo que el eje de gravedad de la mujer se mueva hacia delante.
  • El suelo pélvico tiene riesgo de debilitarse en esta etapa y se debe tomar conciencia de él durante el embarazo.
  • Aumento de peso y volumen, sobre todo abdominal.

Esto son algunos de los cambios en el embarazo. En el postparto uno de los primeros es la pérdida de volumen abdominal por el nacimiento del bebé, pérdida de líquido amniótico, placenta, membranas… alrededor de unos 6-7 kg.

Pero el abdomen al salir del parto no es como antes del embarazo. El útero, que ha crecido hasta alcanzar el peso de un kilogramo, tiene que volver a su sitio y lugar, volviendo a su tamaño original de unos 40 g.

El día que os vayáis de alta a casa, vuestro útero estará más a menos a la altura de unas 20 semanas de embarazo. Vamos, que parecerá que estés embarazada todavía. Y es totalmente fisiológico, es decir, entra dentro de la normalidad.

La musculatura abdominal, también sufre cambios en el postparto. Por una parte, la hormona relaxina que se encarga de dar laxitud a las articulaciones, sigue muy elevada. Además, los músculos del suelo pélvico están más distendidos, con menos fuerza, y más débiles por soportar el peso del bebé en el embarazo, y también variará según el tipo de parto que haya habido.

En resumen, vuestro abdomen estará “blandito” y algo hinchado las primeras semanas postparto.

Y aquí es donde surge la idea de utilizar faja postparto o no. Me gustaría normalizar el hecho de que en este tiempo (para algunas mujeres semanas, para otras meses…) estéis más hinchadas, con barriguita postparto, con el pecho lleno y cargado, y más cansadas. Y es totalmente NORMAL, aunque los medios nos vendan que no. Y es que, aunque las famosas se pongan fajas, ropa apretada, su útero también está volviendo a su sitio y su cuerpo recuperándose.

A la pregunta, faja sí o faja no, vamos allá.

Lo más sencillo sería que os dijera que sí, porque nos soluciona de manera rápida esa incómoda barriga de las primeras semanas, disimula y nos hace sentir más seguras.

Pero, aunque las opiniones son muy dispares, cada vez hay más ginecólogos, matronas y fisioterapeutas que no recomiendan la faja postparto de manera rutinaria en el postparto, por los siguientes motivos:

  • Aumenta la presión en la zona del periné, que es la zona más debilitada tras el parto, y puede llevar a agravar problemas de incontinencia urinaria, de gases, o fecal, hemorroides, y prolapsos.
  • Con el uso de la faja no dejamos que los músculos se muevan y realicen su trabajo, tardando mucho más en recuperarse y llegando incluso a atrofiarse.
  • Puede ayudarte en momentos puntuales, para un evento, para un rato, pero no se debe utilizar de manera continuada.

De todas maneras, estas son recomendaciones genéricas, y cada caso debería ser siempre consultado con el profesional sanitario de referencia, ya que en situaciones concretas puede estar aconsejada (distensión de los rectos abdominales de más de 5 cm, gran aumento de peso en embarazo, bebés muy grandes…)

Y entonces, ¿cómo ayudar a que la barriga postparto vuelva a su sitio lo más pronto posible?

  • Cómo tenga la musculatura la mujer antes de quedarse embarazada importa ya que no es lo mismo trabajar unos abdominales acostumbrados al ejercicio que unos que no lo están. Los músculos tienen muchísima memoria y unos rectos fuertes es más difícil que se rompan y si lo hacen es más fácil recuperarlos que unos que no están acostumbrados al ejercicio. Por eso, si estás pensando en quedarte embarazada cuida tu faja abdominal y mantén en forma esta zona, tendrás una recuperación postparto mejor.
  • El cinturón pélvico podría ser útil ya que disminuye la hiperlordosis del embarazo, refuerza el músculo transverso inferior, protege el suelo pélvico, y ayuda a tonificar la musculatura más profunda del abdomen. Se puede utilizar en el embarazo y en el postparto, y su colocación debe ser por encima de los huesos de la pelvis.
  • Tras la recuperación postparto, y tras una valoración del suelo pélvico y del estado de la musculatura abdominal por una matrona o especialista en suelo pélvico, se podrá empezar de manera progresiva la realización de ejercicio. No todos los ejercicios están indicados tras el parto. Se deberán evitar ejercicios de alto impacto, abdominales clásicos y ejercicios de gran amplitud ( ya que la hormona relaxina está todavía elevada y podría causar lesiones).
  • Una alimentación equilibrada, rica en fibra, variada y con alimentos ricos en vitamina C y hierro, además de una buena hidratación, ayudará a la mujer a una buena recuperación posparto.

Un saludo,

Elena Pajuelo Vázquez

Matrona

http://www.actualidadmatrona.com/

2 replies on “Fajas en el postparto, ¿recomendadas o no?

  • Anna

    Hola! Me ha gustado el articulo 🙂
    Estoy a pocas semanas de dar a luz y me han hablado sobre el “cinturón pélvico” realmente funciona? Si es así cuantas semanas debería llevarlo y por cuanto tiempo?
    Gracias!

    Responder

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te informamos que los datos de carácter personal que nos proporciones serán tratados por Luxurious Goods Spain (titular del sitio web www.meandme.com), en su calidad de responsable del tratamiento de datos. La finalidad del tratamiento es gestionar los comentarios que realices en el Blog. La legitimación del tratamiento se realiza con tu consentimiento. No cederemos tus datos a terceros sin tu consentimiento previo. Si no introduces todos los datos marcados como obligatorios en el formulario es posible que no puedas dejar comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, supresión y portabilidad de datos escribiendo a info@lgspain.com. También tienes derecho a presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos. Encontraras más información sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad.